jueves, 10 de mayo de 2012

Belaria (Reino Negro)


Belaria es un país antiguo, extraño y misterioso. Está ubicado en la parte más oriental del continente Sur, desde el Este del Bosque Grande hasta el Gran Océano Límite. Se rumorea que es el reino humano más antiguo de todo el mundo, y que se remonta a la aparición misma de la humanidad en el Continente Sur. Sea como sea, es un país hostil a casi todos los demás, gobernado por una teocracia aliada con los demonios más importantes, que les conceden favores y poderes a cambio de su lealtad. Estos demonios siempre pelean en los infiernos por obtener el poder supremo, y las casas reinantes suelen caer con el demonio de su lealtad.
Un brujo nereis

Este país posee tres clases sociales bien diferenciadas: la Élite aristocrática dominante, aliada con los demonios, intrigante y maliciosa, que domina el país con mano de hierro; la Clase Militar, o Guardia Demoníaca, que protege al país y es la encargada de ejercer de facto el poder; y la última, la Clase Baja, trabajadora, esclava y sumamente numerosa, que oficia las tareas más diversas, desde la confección de trajes de lujo al cultivo de las tierras. Las tres clases son cerradas, aunque la movilidad descendente es una constante, ya que si un clan de la Élite es derrotado, puede llegar a cualquiera de las clases inferiores. Claro está que si su patrón asciende, el clan puede alzarse nuevamente, o aún subir una familia medianamente culta a un estrato superior. Es sabido que en la clase más baja se cultiva la servidumbre más ruin, y aún las matanzas entre ellos con el fin de avanzar a su familia a un escalón superior, el militar, con la esperanza de encontrar algún patrono demoníaco y educar a su familia para un posible ascenso posterior. Cada tanto, los nobles deciden fomentar esta actividad ascendiendo a clase militar a alguna familia especialmente devota, con el fin de seguir beneficiándose de una lealtad a toda prueba, aunque lo cierto es que dominan desde hace miles de años los mismos clanes, con algún eventual ascenso transitorio o descenso de alguna familia débil.

Ficha Técnica
Capital: Beldris
Idioma: Nereis
Etnia: Variada. Principalmente, Norteños, por extraño que resulte, y Mezeos. Varios Dioscuros ocupan lugares importantes.
Población: 45.500. 000, aproximadamente. De ellos, sólo hay unos 1500 nobles mayores, unos 100.000 nobles bajos, 15 millones de militares (obviamente, no en activo, y no todos forman parte del ejército) y más de 30 millones de esclavos.
Superficie(Km2): Aproximadamente, la superficie de Brasil.
Grado Tecnológico: B
Grado Mágico: B
Religión: Demonismo
Alineamiento: Legal Maligno
Casa Reinante: Niedersneiñi
Gobernante: Rey Brujo Groni Lessee Lotsirkyuseji
Organización Política: Monarquía absoluta
Tolerancia
Sexual: Muy baja, pero los nobles no obedecen.
Religiosa: Nula
Racial: Sólo aceptan Orcos, Trasgos (a los que consideran mucho menos que esclavos), y otras criaturas malignas. De cualquier manera, carecen de todo derecho y los nobles pueden ejecutarlos sin problemas cuando quieren. Los sujetos sólo sobreviven en función de la protección que les brinde la nobleza o de lo fuertes que sean
Magia: Nula hacia las clases bajas y militares, veneración entre los nobles. Sólo ellos pueden serlo, y son respetados, admirados y temidos.
Privativa Principal: Poder y servicio hacia los demonios. Es más que frecuente que un noble desee tener mucho poder sólo para servir a su patrono.
Moneda: Nostirkiudej (Mo, MP, MC), aunque sólo entre los nobles y los militares.
Sistema económico: Esclavismo
Urbanización: Muy alta (55%)
Ciudades Importantes: Beldris, Minesis, Direksuji, Piajkji, Minekil, Aldrefij, Caanavoj, Mijerekni, Pontlesis, Jisénik, Minujínk, Lokjionaki
Productos de Exportación: Esclavos, armas, magias, lanas, sedas finas.
 Productos de Importación: Oro, maderas fuertes, armas, tecnologías
Clima: Diverso
Atractivos físicos y maravillas: Castillo de Beldris; la Joya del Averno; templos diversos en cada ciudad; Archidemnikón de Beldris (Catedral); Minas Infinitas; Cuarteles de Minesis; Torre Puntiaguda de Minujink; el Salón de las Cabezas en Lokjionaki, Museo de Beldris.
 Templos principales y diócesis: Cada ciudad tiene su propia catedral (Polidemnikón), que gobierna los demnikones (templos) de las provincias, y es comandado por el Archidemnikón.


Sociedad: La sociedad de Belaria está muy estratificada y es bastante forra. No es más que una continua lucha de poder en la que casi siempre pierden los mismos: los plebeyos. Hay una cierta movilidad entre las otras dos clases, aunque por lo general distintos individuos de las dos clases pueden pertenecer a una misma casta o familia: en realidad, es más una cuestión de elección. Los plebeyos son tratados como esclavos, y cualquier persona con las suficientes agallas como para viajar es tratada con veneración  y servilismo. Aún así, en las clases bajas  se pueden encontrar a los mejores asesinos del mundo entero, y aún algún que otro hechicero poderoso, que podría llegar a tener intenciones de liberar al pueblo oprimido, aunque por lo general es asesinado por los mismos asesinos antes mencionados o corrompido por el poder y la riqueza. Hay un antiguo dicho que reza: “Es imposible ser bueno en Belaria: la misma tierra corrompe a sus habitantes”. Cualquier regalo es tenido como recompensa o como soborno por algún futuro servicio. Nadie confía en nadie, aún dentro de las mismas familias.
Historia: Los orígenes de Belaria se pierden en la noche de los tiempos, pero se supone que es el reino humano más antiguo del mundo. En los Tiempos del Exilio este reino ya existía, y con casi tanto poder como ahora. Se desconoce el porqué los demonios negros nunca atacaron a este lugar, aún poniéndolo como ejemplo de lo que traía consigo la humanidad. Permaneció casi imperturbable a lo largo de los tiempos, acaso acumulando más poder y territorios. Una de sus guerras más famosas fue la de la Destrucción del Reino de Bosque Grande (o Dielin-Forlin), en la cual atacaron a la continua amenaza del más grande reino élfico de toda la historia del Continente Sur. En una de estas ocasiones, mataron a todos los niños varones y adultos de ambos sexos de la Ciudad Capital, Dielin-Nanwin, confiando en que las niñas solitarias terminarían muriendo, ya que no las pudieron encontrar a todas: cerca de 500 sobrevivieron, y se convirtieron en las nuevas madres de la tribu de Velemar, luego de que una extraña enfermedad les impidiera a muchas mujeres humanas el concebir. Estas elfas se mantuvieron, salvajes y desnudas, durante cerca de trescientos años en las cercanías de las ruinas de la antigua capital, viviendo en comunidad y enfrentándose a todos los curiosos con sus lanzas de fresno siempre que fueran encontradas en las ruinas, pero tuvieron piedad de Guillo Constel, al que vieron desamparado y sin hijos, buscando la ayuda de cualquiera que pudiera brindársela.
Otra guerra famosa de Belaria fue una de sus ocupaciones. El Reino Libre de Zuhurza intentó acabar con la maldad latente en los palacios de Beldris, reuniendo un ejército invasor “tan grande, que aún las mismas hormigas se sentían escasas a su paso” –Za Foli, tué mirmis nimis yis luén zoné numas velué nué, según las palabras de los belarios-, armados con picos militares y las extrañas armaduras zuhurzanas. El ejército estaba comandado por Zanzoi Zolethi, general prestigioso por su inteligencia en las tácticas militares, aunque era él mismo un pésimo luchador. Zanzoi logró su objetvo, pero al llegar a la ciudad de Beldris, quedó dominado por su belleza, y quiso instalar un reino propio de él, pidiéndole ayuda a su rey. El rey a medias le concedió el deseo, pero dejándole en claro que aún le debía obediencia. Las cosas cambiaron con el tiempo. El rey murió, y su hijo le quiso hacer reafirmar su juramento. Pero Zanzoi no quiso hacerlo, y de hecho, terminó englutiendo Zuhurza, y echando a su capital a las llamas, sacrificando a todos los habitantes a su nuevo Señor: el Gobernador Infernal Limni, dioscuro de los Celos y la Sangre, dejando de lado su antigua fe hacia Zorenzoi, dios de la Protección, caído en desgracia junto con todo el Panteón Zuhurzano al prohibirlo como religión.
Actualmente, la familia constituida por Zanzoi, los Solethois, ya no gobiernan. Pertenecen a la Segunda Casta. Hoy por hoy, Belaria intenta expandir sus territorios hasta el Mar Interior, pasando a través de Velemar.
Una cita: “Nuén veluén odnin” (sea de los demonios), “Yuis lomnithoe” (te maldigo), “Yuis nué culthoisin” (soy tu perdición)
Nombres y apellidos comunes: No hay diferencia de géneros en su idioma, ni siquiera en los nombres. Los nombres más comunes son : Soree, Nosi, Foni, Madris (Espinas), Narfis (Garras), Lodree, Norri, Molni, Fodee, Limni (Celos), Midni (Furia), Bodni (Pasión), Momni (Envidia), Lomni (Violencia), Megomni (Fuerza), Hilosossni (Oculto/Cubierto), Fodni (Fuego), Podni (Frío), Grodni (Oscuridad), Gigrodni (Ceguera), Fessni (Putrefacción)-todos los terminados en ni más una consonante previa son nombres de demonios-, Limi (hierba), Soli (árbol), Podnobi (viento fresco), Toree, Molee, Gadris (espadas), Rodi, Foldi.
Apellidos: Sólo las castas superiores tienen apellidos. Los más conocidos son los Solethois, Lesseeis, Lotsirkyusejis, Notsirkilosejis, Romnois, Todorois y Coyeskois.

No hay comentarios:

Publicar un comentario