jueves, 10 de mayo de 2012

Lumar (Reino Negro)

Lumar es uno de los Reinos Negros de Oriente, subsidiaros de la gran Belaria. No son una unidad política, son más bien un conjunto de Ciudades- Estado y aldeas o tribus subsidiarias, de gente de piel pálida, ojos amarillos y dientes afilados. Nominalmente, poseen una capital llamada Granar, la de las torres negras, pero en verdad el poder está repartido entre esta ciudad (al pie de los Montes Negros, al Oeste de la nación), Matsirkiudej, una ciudad amurallada famosa por sus asesinos despiadados, y por las cabezas y cráneos de enemigos y víctmas empaladas en las almenas (se encuentra hacia el Suroeste, en las costas del Mar Dorado) y Jernakmar, gobernada por un oscuro hechicero (al Este, colindando con el Mar Exterior), conocida por su culto a las serpientes y el decadente estilo de vida de su aristocracia.
Ficha Técnica
Capital: Granar
Idioma: Graneis.
Etnia: Bronces (40%), mezeos (40%), Dioscuros (20%)
Población: Aproximadamente 4.000.000 de Habitantes
Superficie(Km2): Aprox. 650.560 km2
Grado Tecnológico: C
Grado Mágico: B
Religión: Neo Panteísmo, Panteísmo, Demonismo.
Alineamiento: Neutral Legal.
Casa Reinante: Lengezo (dioscuros)
Organización Política: Feudalismo
Tolerancia Sexual: Baja
Religiosa: Muy baja
Racial: media
Magia: baja
Privativa Principal: Nobleza de sangre
Moneda: Nostirkiudej
Sistema económico: Proteccionismo
Urbanización: rural (10%)
Ciudades Importantes: Granar, Matsirjudek, Jernakmar
Clima: Templado y húmedo
Atractivos físicos y maravillas: Su capital, Granar. Monumentos de Sartán.
 Templos principales y diócesis: No

Sociedad: La sociedad de Lumar es brutal, dominada política y económicamente por el decadente reino de Belaria. La competencia entre los habitantes es feroz: ya sea por un trozo de pan o por un puesto en un templo, la gente deja la vida, o quita la de los demás. La gente no es necesariamente malvada, pero el entorno social y las condiciones políticas y económicas generaron patrones culturales sumamente competitivos. La gente viste generalmente túnicas coras y sandalias, y habitualmente utilizas cascos o sombreros cónicos, con paños alrededor del cuello. Los hombres se suelen dejar la barba, y las mujeres suelen ir vestidas con largas túnicas negras entornadas a sus cuerpos, y corpiños elaborados encima de ellas. La alimentación se basa fundamentalmente en la producción cerealera y en la pesca en las ciudades costeras, o el pastoreo de caprinos y la horticultura en las zonas más elevadas y lejanas a la costa.
Equipo de combate: Sus tropas se reconocen por sus túnicas negras y doradas, lanzas emponzoñadas y dentadas y altos yelmos terminados en punta de color dorado. Destaca también la caballería de arqueros de Jernakmar, y los Hechiceros del Fuego de Granar, vestidos con una falda violácea y hombreras de cobre y seda, que portan cinturones de pecho con cuchillos y pociones explosivas.
Se alimentan principalmente de carne y grano aunque en las zonas costeras cazan hombres sapo y peces.
Religión: Las ciudades de Lumar poseen distintas religiones, acordes a los deseos de sus gobernantes. Principalmente adoran en sus antiguos templos a Zhuggzare (Sartán), representado como un ser espantoso con cuerpo felino y cabeza de serpiente maciza: sus sacerdotes se rapan y se hacen incisiones en el cuero cabelludo con el símbolo sagrado, y son frecuentes los sacrificios humanos (principalmente de los campesinos de las aldeas circundantes). Creen que si tienen la suficiente fuerza, el Dios no los castigará demasiado en el más allá.
La caballería lumarense es ligera de armas, distinta de la de la Costa Interior
En la ciudad de Matsirkiudej, además se adora a Yugmais, el Dios-Veneno (probablemente un demonio antiguo), patrono del asesinato. Sus creyentes deben afilarse los colmillos, ofrecer cierta cantidad de sacrificios mensuales, y beber su sangre. Utilizan el poder del veneno, y suelen ser asesinos despiadados y crueles, así como silenciosos. Por esta causa, están continuamente en guerra con otras tribus o razas. Se rumorea que en los pasillos de sus templos, en los que hay enormes estatuas de seres híbridos y deformes, entre humanos y reptiles, habitan hombres- serpiente, hombres-sapo de tremenda fuerza y hombres-lagarto. Presuntamente, es la recompensa a los servicios prestada por el dios.
Algunas otras personas (principalmente en Jernakmar) rinden culto a antiguos demonios, que se rebelaron contra Zhuggzare.



No hay comentarios:

Publicar un comentario