jueves, 10 de mayo de 2012

Llarmes (Bárbaros de las Llanuras Interminables)


Reino tente esencialmente pequeño y rural de las Llanuras Interminables, que pervive hace unos cuarenta años a pesar de los saqueos de hombres y orcos a los que se ve incesantemente dispuesto. Se ha logrado una seguridad relativa instalando una pequeña serie de silos-fortalezas de madera y ladrillo cocido distribuidos estratégicamente en colinas cercanas a las plantaciones, y toda una serie de puestos de vigía con un sistema de almenaras rodeando las aldeas, producto de Angalfoa, un hechicero consejero del antiguo rey y del actual, Anolo y Emeno Mante, respectivamente, que permiten advertir de invasiones y saqueos con cierta antelación, lo que permite que los aldeanos se armen y se dispongan alrededor de sus fortalezas, retrasando o incluso evitando los saqueos veloces, mientras se mandan tropas entrenadas a caballo desde la capital situada en el centro del territorio. Son un pueblo aguerrido e invasor, y a menudo expanden sus riquezas inmanentes lapidando a pueblos cafreos cercanos a fuerza de espada y caballo.
Su capital es apenas una ciudad de 50.000 personas, con un castillo de ladrillo y piedra caliza mediano, de torres cuadradas de 20 metros de altura (toda una proeza para las Llanuras), con calles de tierra y algunos árboles. Las casas son sencillas, de barro y ladrillo o de madera y ladrillo, con algún que otro adorno. Su población es esencialmente analfabeta, pero su rey tiene una pasión por la historia y el arte antiguos, y recolecta artefactos en su museo, un edificio grande y bien defendido dentro de su castillo.
Ficha Técnica
El castillo está situado tras una colina artificial.
Capital: Llarmes
Idioma: Tente.
Etnia: Norteños (100%)
Población: Aproximadamente 345.000 habitantes
Superficie(Km2): Aprox. 35.500 km2
Grado Tecnológico: C
Grado Mágico: E
Religión: Panteísmo, Druidismo.
Alineamiento: Legal Neutral (no fanáticos).
Casa Reinante: Mante
Rey: Emeno
Organización Política: Feudalismo
Tolerancia Sexual: Baja
Religiosa: Muy baja
Racial: Nula
Magia: baja
Privativa Principal: Duración
Moneda: Florines
Sistema económico: Proteccionismo
Urbanización: rural (18%)
Ciudades Importantes: Llarmes.
Clima: Templado y húmedo
Atractivos físicos y maravillas: No tiene grandes maravillas, pero posee un gran museo de arte antiguo que el rey compra a los saqueadores de tumbas.
 Templos principales y diócesis: en su capital: Iglesia de Sármata, el General, Iglesia de Jevna, Templo de la Ninfa (Belleza), Templo de Dormuno (El Horror), Meneso (el Sueño), Frelo (El Conocimiento, la razón, la belleza y el arte) con sus Diosas del Arte.


Sociedad: Los tentes de Llarmes son violentos y agresivos invasores, con fuerte espíritu dominante, pero parsimoniosos en sus (escasos) modales. Como costumbre, comen dos veces al día, una a la mañana y otra a la tarde. Gustan mucho de andar a caballo, y su rey ama las artes y la historia. Son supersticiosos, y muy creyentes en su religión elemental.
Equipo de combate: Poseen tres forjas grandes con seis maestros herreros y sus aprendices en su capital, lo que los ubica en el tope de la tecnología militar en las llanuras, utilizando esencialmente armaduras de escamas (sus oficiales y jefes) y cuero tachonado (el grueso de las tropas), cascos de cuero con penachos de pelo de caballo, antiparras (intercambiadas con otras tribus tentes), hachas de mano, lanzas y escudos de madera y hierro, importado de la ciudad enana de Gnobruk, al sur de los montes verdes, cruzando el Bosque Encantado a través de la Ruta de Gnorri (custodiada por guerreros enanos). También tienen una incipiente industria de hornos de ladrillo, a mano de obra trasgo esclava.
Religión: Son esencialmente panteístas de la vieja escuela, y los guerreros adoran al “general Sármata”, dios de las victorias; a Dormuno, señor del horror y la desesperación, en teoría hermano menor de Sármata, a quien temen y ofrecen sacrificios animales y ocasionalmente humanos; a Meneso “el formador”, señor del sueño a quien ponen por encima de los otros dioses, aduciendo que primero está el sueño y cuando éste se concreta luego viene todo lo demás. En el palacio, el rey Emeno, el consejero Angalfoa y su corte adoran especialmente a Frelo, diosa del conocimiento, la belleza y el arte. En su honor erigieron el museo y sus cuidadores son lo más selecto de la clase sacerdotal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario