viernes, 11 de mayo de 2012

Fortaleza Blanca (Heladia)


La Fortaleza Blanca es una pequeña ciudad de las Llanuras Heladas de Glathieis, muy al sur, bordeando el Mar Helado. Es un estado semiportuario, guerrero y muy fiero debido a la extrema cantidad de peligros que los rodean. La supervivencia depende fundamentalmente de la caza y la pesca de mamíferos gigantes.
Se encuentra en guerra permanente con la Fortaleza Helada y con Guelin.
 
Datos Generales
Nombre Oficial: Ibrilna Nalbina
Superficie: 600 km2
Población: 26.000 habitantes
Densidad: media
Lenguas: Glathies
Capital: Ibrilna
Estructura Administrativa: Monarquía nobiliaria (Ciudad estado)
Unidad Monetaria: Oletros (gruesas monedas de electro, de valor 5 MO), divisibles en Almácigas (1 MO) y Ozundes (5 MP)

Geografía Física
Ubicada al Sur del continente, entre permafrost y glaciares inmensos y hermosos, rodeados de tundra. Por los amplios espacios nevados se desplazan grandes manadas de megamamíferos primitivos, y el océano helado está lleno de mamíferos acuáticos, como focas y balenas.
Geografía Élfica
Grupos étnicos: Glathies
Religiones: Antiguo Panteísmo
Crecimiento Vegetativo: Medio
Ciudades importantes:
Geografía económica
Agricultura
Pesca
Minería:
Industria

Indicadores sociológicos
Alfabetismo: Muy alto (90%)
Profesiones Preferidas: Guerrero, navegante de los hielos.

Sistema político
Monarquía cortesana, el rey gobierna y un consejo de nobles administra los asuntos del estado. El derecho al trono lo posee siempre la mujer más grande de la familia, aunque puede sucederse a un hombre si éste hace méritos suficientes para heredarlo. Los reyes no duran demasiado tiempo porque suelen morir en batalla, o irse tempranamente a Daith.

Sociedad: Competitiva y conservadora, la sociedad de Ibrilna Nalbina se basa en reglas estrictas y rígidas de castas. Están en guerra permanente contra Guelin y Fortaleza Helada, y comercia con Ciudad de Cristal y Plata. La guerra es la más salvaje de los reinos élficos como en otros reinos, y una rendición a tiempo siempre evita una masacre.
Las personas visten con ropas mucho más pesadas que en el resto del Continente, debido a las condiciones extremas. Viven fundamentalmente de la caza y de la pesca, aunque comercian con pieles y desperdicios con Clathis, comprándoles hortalizas frescas, y forrajeando a lo largo de kilómetros de hielo. El invierno es muy, muy crudo, y el verano corto es aprovechado al máximo para recolectar forraje para el invierno. Hacen mucho uso de los veleros de nieve, que pueden llevar hasta el mar y usarlo para la pesca.
Aunque ocasionalmente saquean otras ciudades, se limitan a los edificios públicos y templos, tratando de no afectar a los civiles y de no destruir la ciudad por completo. No tienen este prurito con razas no élficas, a quienes sojuzgan y utilizan como peones en sus eternas guerras.
Equipo de Combate: Los elfos de Ibrilna Nalbina son poderosos guerreros de gran velocidad y fiereza. Generalmente, todos van armados también con mazas y dagas largas. Prefieren el combate cuerpo a cuerpo, pero utilizan también el ataque a distancia para tomar ventaja sobre el enemigo antes de enzarzarse, atacando con arcos largos de finísima construcción. Usan armaduras de pieles y mallas entrelazadas muy efectivas, que a la vez los protegen del daño (CA 5, CA 4 contra golpes contundentes) y del frío. Rara vez usan cascos, pues prefieren ver a sus enemigos a la cara, pero usan adornos, capas y diademas para realzar sus cuerpos.
Religión: Son antiguos panteístas, por lo tanto creen en una variedad amplia pero limitada de divinidades. Como la mayoría de los elfos de Heladia, consideran el conflicto y la competencia como la única forma de perfeccionar al individuo, y adoran especialmente al Músico Divino Kinatil y a Sÿmbel, la Diosa de las Justas Competencias, además de a Jrrao’rrgatron (Irarorgatron, para los Glathies), el dios de la Guerra, a Troxyl, divinidad elemental del Hielo. También creen que la ascensión a la torre de Daith los llevará a un destino superior, o a una comunión mayor con el Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario