miércoles, 21 de enero de 2009

Belgaria (Costa del Mar Interior)

Belgaria es un reino relativamente nuevo al Sur de Ruaz, formado por una liga de señores feudales independientes reunidos en un consejo en la ciudad capital, en la que mora el Rey, descendiente directo (nieto) del fundador del Reino, Rolo el Invicto, que mediante hábiles tratados ascendió al trono de Rodera, y que mediante exitosas campañas militares tomó las ciudades fortificadas de Beronia, Bulona y Petronia. Amenazó al resto de las ciudades rebeldes, y a otros gobernantes los tentó con amplias riquezas y altos cargos, logrando que capitulen a su favor. Limita al norte con Ruaz, al Oeste con territorios salvajes e indómitos, que algunos dicen que pertenecen a los Elfos aunque nadie les dé crédito, al Sur con numerosos territorios de los Cobrizos bárbaros y el Mar de Bronce, y al Este con el Mar Interior y muchas ciudades de la Liga de Comercio, importantes y bien defendida.

Ficha Técnica

Capital: Rodera
Idioma: Elora (con un acento especial, como los españoles)
Etnia: Norteños, mestizos con Cobrizos
Población: 2.300.300 y pico
Superficie (Km2): 153.000 km2
Grado Tecnológico:
Militar: A
Resto: D
Grado Mágico: F
Religión: Iglesia de Jevna (Nombre: Medalonismo –monoteísta-), druídica
Alineamiento: Neutral Bueno
Casa Reinante: Cortez del Castillo y el Cerro con Cara de Toro Corneado
Gobernante: Rolando Cortez del Castillo y el Cerro con Cara de Toro Corneado
Organización Política: Monarquía Feudal
Tolerancia
Sexual: Media/ baja
Religiosa: Incomprensión
Racial: Media (depende del lugar)
Magia: Temor reverencial
Privativa Principal: Espíritu territorial y nacional, festividad
Moneda: Tiene un sistema monetario complejo: Tiene unas monedas de cerámica llamadas Pilleles (valor: 1 mc), una base de monedas de plata llamadas Pesos (1 mp), unas monedas de plata y cobre llamadas Pesos Fuertes (5 pesos), unas monedas de oro llamadas Coronas (1 mo), y unas enormes monedas de oro llamadas Doblones, que valen 9 Pesos Fuertes.
Sistema económico: Proteccionismo
Urbanización: Media/baja (75% rural, 25% urbana)
Ciudades Importantes: Rodera, Tolonto, Cruce, Bulona, Petronia, Beronia, Puerto Dilara, Cimbriona, Cumbre.
Productos de Exportación: Oro, hierro, cobre, acero de Bulona (30% más liviano), queso, carne, cuero, armas, piedra, cristal oscuro, joyas.
Productos de Importación: Gemas, manzanas, higos, pescados, embarcaciones, trigo, azúcar, especias, esclavos, papas, carros, productos manufacturados, linos.
Clima: Templado húmedo
Atractivos físicos y maravillas: Castillo de Rodera, Templo del Sol, minas del Cruce, Campos de la Juventud.
Templos principales y diócesis: Templo del Sol Blanco en Rodera (adocéresis de Jevna en Belgaria), Monasterio de Petronia (centro espiritual de Belgaria), Templo de la Luna Blanca en Bulona (cefalía de provincia de Jevna), Arboleda Druídica de Cruce, otras cefalías por capital de feudo.

Sociedad
: La sociedad de Belgaria es muy orgullosa, pero amable y alegre. Los habitantes aman su tierra y sus pertenencias, y pueden llegar a ser un poco codiciosos. Les gustan mucho los perros y los caballos, y tener muchas aves canoras. También se aferran mucho a sus tradiciones. Son fieles a los líderes locales, pero no mucho a los nacionales, aunque en la corte real han contratado numerosos trovadores y poetas con el fin de fomentar el espíritu nacional, y han agregado algunas fiestas más a su ya agitado calendario de festividades, de tal manera que no pasa un mes sin una fiesta grande.
Como personas son familieros y amigotes, gallardos y valientes, con un desarrollado sentido del honor. Gustan de comidas y bebidas fuertes, y de tomarse prolongados descansos entre tarea y tarea, por no decir que son unos vagos. Físicamente son de tez blanca, de narices usualmente aguileñas, ojos oscuros y cabellos también oscuros.
Al entrar a un pueblo o ciudad en Belgaria, hay un 40% de posibilidades de que haya una festividad.

Historia
: Belgaria es un territorio alto, templado y seco. En sus abundantes pastizales, han vivido desde hace años diversas tribus descendientes del antiguo clan Galoso, emparentado con los clanes de Velemar, especialmente los clanes de más al norte. En algún momento de la historia, debido a la enfermedad que afectaba a las mujeres del otro clan, que les impedía tener hijos, los Galosos dejaron el territorio compartido en el Valle de Velerieth, y se trasladaron a la otra orilla del Mar Interior, a su territorio actual, desplazando al antiguo puesto norteño de Nygwyni, asesinando a la mayoría de sus integrantes, cerca del Año del Exilio número 1900. Numerosas leyendas se cuentan acerca del Gran Capitán, héroe de una de las principales tribus Galosas, la Berionna, que dirigió varios ataques exitosos contra las menguadas fuerzas de los Norteños, y de su amigo íntimo, el mago Celote del Cuerno, líder de la tribu aliada Ariena, a su vez la segunda más numerosa, y de su trágica separación ideológica, ya que los Berionna querían establecerse definitivamente en esa tierra, y fundar ciudades como sus parientes bárbaros de Teretheth y Velemar, y los segundos seguir errando libremente como lo habían hecho hasta ese momento y como los pueblos Bronces del Sur, con los que muchas familias Ariena terminaron mezclándose dando origen a los gauchos mestizos. Esta separación condujo a un cisma fundamental en las tribus Galosas, dividiendo a los seguidores de la última tribu, que se denominaron Errantes, y los Sentados, como se dieron a conocer a los seguidores de la primera.
Por cuestiones de comodidad, los Sentados se volvieron mucho más numerosos, y formaron distintas poblaciones en lugares que les resultaron cómodos. Cada población tenía, como era antigua costumbre, su propio Señor de la Guerra y Señor de la Paz, aunque con el toque personal de la marginación femenina en cuestiones del poder, y con el tiempo las distintas poblaciones fueron cayendo o fortaleciéndose, formando las ciudades principales y capitales de feudos, que dominaron a las poblaciones vecinas. Entre los distintos feudos hubo siempre mucha competencia, pero el de la ciudad central de Rodera y la ciudad de Bulona siempre fueron los más fuertes.
Los Errantes se han perdido para la historia. Se sabe que todavía andan dando vueltas algunos descendientes de Celote del Cuerno, y de hecho cada tanto tiempo llegan a las ciudades algunos extraños peregrinos, vestidos con ropas antiguas y con un gran parecido físico a ellos mismos, pero son pueblos menguados, duros pero no lo suficientemente numerosos como para constituir una amenaza. La tribu de Ariena ha sucumbido al tiempo, y nadie sabe dónde está el cuerpo del Mago Legendario.
Los pueblos Sentados, establecidos en varios condados y baronías independientes, tuvieron una activa confrontación, aunque un marcado sentido de unión que los hacía reaccionar en conjunto contra enemigo externos. Los conflictos duraron hasta aproximadamente el año 2985, cuando Don Rolo el Invencible ascendió al trono de Rodera, aunque él mismo había nacido en Cimbriona. Rolo, que era un hombre astuto, de joven peleaba en las fronteras del norte como caballero mercenario, con un ejército de mediana importancia. Allí se dio cuenta de que Ruaz presionaba cada vez más a las ciudades del Norte, imponiéndoles tributos, y haciéndolos presa de innumerables saqueos, aprovechando las rivalidades de las baronías y sus números limitados. Rolo, con un fuerte sentido nacional, decidió que este atropello no podría seguir, y reunió un gran ejército con el apoyo del cual unificaría a las diferentes provincias, proponiendo como capital a la ciudad de Rodera. Por medio de innumerables tratados y embajadas, o mediante la fuerza, en diez años logró que todas las ciudades capitulen, aunque en Bulona, la ciudad más independiente, todavía se recuerdan las crueles Batallas del Hambre, en las que se presionó de un modo tal a los rebeldes atrincherados, que poco menos de la mitad de la población murió de hambre y enfermedad por los ríos contaminados a propósito, y cerca de un cuarto de la población fue masacrada cuando salió desesperada de hambre y sed.
Desde la Unificación, la política de Belgaria fue principalmente expansionista. El hijo de Rolo y sucesor del trono real, Roberto Cortez del Castillo y el Cerro con Cara de Toro Corneado, intentó vanamente anexar varios territorios bronces, y murió en campaña a los cuarenta y cinco años, dejando a su joven y único hijo de veinte años, Rolando, como nuevo rey. Pero éste era demasiado joven, por lo que su abuelo, ya un viejo de 76 años, tuvo que hacerse cargo nuevamente del trono hasta el mayorazgo, a los 25. Hizo poco militarmente, pero aseguró las agitadas fronteras. A los 81, cuando su nieto alcanzó los 25, dejó voluntariamente el trono.
Hace veinticinco años que gobierna Rolando, procurando sobre todo calmar los agitados ánimos de las provincias. El anciano Rolo todavía vive, en una mansión en los Campos de la Juventud, cerca de Rodera. Parece que vivirá al menos otros diez años más, ya que es un viejo vigoroso y con escasos achaques.

Religión: Creen en el Nuevo Panteísmo, y ponen por Dios Padre a Jevona, adorando también a la Bonadea (Fortuna), a Sarmato “el general invencible”, a Dorniche “el Purificador”, y a Hermosa, Diosa de la Vida, esposa de Jevona y madre de los dioses. Construyen templos para ellos y poseen toda una clase sacerdotal, encargada de complicados ritos y sacrificios. También son druídicos, adorando a las divinidades de la naturaleza como Ecrumél y Songoltea de la Mar.

Rumor: Rolando sigue cuidando las fronteras y apaciguando las revueltas provinciales, aunque estaría armando un inmenso ejército de invasión.
Equipo de combate: Hay un servicio militar obligatorio de dos años para los hombres de 18 años, así que prácticamente todos los hombres tienen pericia en espada bastarda y daga, o arco corto y daga. Usan armaduras de placas de acero (CA 3) con gran yelmo cerrado o morrión. Todos los PJs de este reino tienen pericia en Cabalgar y un caballo gratis al empezar el juego. También pueden tener un perro, ya sea de caza, guardián o de compañía.


Una cita
: “Joder, tío, que hace calor. Mejor, en lugar de estar ahí con esa pala, ven a divertirte un rato en la Fiesta del Santo del pueblo”

Nombres y apellidos comunes
: Nombres de varones: Rogelio, Rolando, Rolo, Roberto, Rodrigo, Rosendo, Ricardo, Laureano, Liberio, Lorconto, Mario, Mauricio, Marco, Marconto, Manuel, Paco, Braulio, Herberto, Heráclito, Sebastián, Miguel, Marcial, etc. Mujeres: María, Mariana, Mariela, Marcela, Malena, Malvina, Laura, Lorena, Lorenta, Flaviola, Laureola, Soledad, Manuela, Lizeria, Dolores, Asunción, Gabriela, Gala, Guadalupe, Lupe, Lisímaca, Sonia, etc.
Apellidos: Suelen tener dos o tres coordinados, generalmente palabras del idioma (como Cerro, Cardo, Castillo, Cortés, etc) más un nombre con el sufijo de apellido “ez”, dando lugar a apellidos como Cortés del Cerro, Álvarez Muñoz de la Quijada, Rolandez de la Estepa, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario